20 de agosto de 2011


No, nunca hablamos, pero ya les puse nombre a nuestros hijos.

Se recomienda no proyectar situaciones de mierda-